Un paso hacia atrás en el tiempo.

Gifs

♣ Lo que quiero ahora ♣

tumblr_mzlvnb1aB11shxn2ko1_400

ef617e19f7bd

“Y ahora..ahora en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la màs hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila. (más…)


♣ El último aliento ♣

Sin título 1

“Alcanzó a reconocerla en el tumulto a través de las lágrimas del dolor irrepetible de morirse sin ella, y la miró por última vez para siempre jamás con los ojos más luminosos, más tristes y más agradecidos que ella no le vió nunca en medio siglo de vida en común, y alcanzó a decirle en el último aliento:

-Sólo dios sabe cuánto te quise-” 

botongifcorazonplateado1

tumblr_mfkztgM2CI1r1833bo1_400 (1)

El amor en los tiempos del cólera // Gabriel García Márquez


♣ Shirley Temple // La niña de los rizos de oro ♣

 ♣ Shirley Temple encandilaba con su cabello rubio. Por supuesto también estaban sus mejillas, su boca y sus ojitos con su especial manera de mirar a la cámara, pero los fans de esta niña estrella de la década de 1930 lo eran sobre todo de sus cabellos. Lo que no sabían era que requerían mucho trabajo. La madre de Shirley, Gertrude, les daba forma y los ataba poco antes de irse a dormir, y les aplicaba productos para que fuesen más rubios. No podía sumergirse en una piscina, sino sólo chapotear, con dos gorras de baño una sobre la otra. Y tenía que tener mucho cuidado de la persecución de los cazadores de souvenirs, que querían un rizo como recuerdo. Por todo ello, probablemente no es casualidad que a sus 84 años -que cumplió este 23 Abril-, Shirley Temple lleve el cabello corto.

♣ Temple creció más rápido que otros, y no sólo porque hasta la pubertad había rodado unas 40 películas.Con films tan populares como “Pobre niña rica” (“Poor Little Rich Girl”, 1936), “La pequeña princesa” (“The Little Princess”, 1939), “Heidi” (1937) o “La mascota del regimiento” (“Wee Willie Winkie”, 1937), se hizo famosa en todo el mundo. La niña mimada de padres y abuelos en todos los continentes ayudó con su imagen a curar las heridas de un mundo que vivía una terrible recesión económica. Incluso el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt sucumbió a sus encantos y le agradeció “haber hecho atravesar a América con una sonrisa la gran depresión”.

♣ Temple, hija de un empleado bancario y de una costurera, fue descubierta en una escuela de danza con cuatro años. Ya antes de entrar en la primaria había recibido un Oscar honorario. “En agradecimiento a su extraordinario aporte al entretenimieto cinematográfico del año 1934″, afirmaba el texto del premio. La pequeña cantante y bailarina -sobre todo de claqué- ganaba con cada película más que cualquier otro actor de Hollywood. Con nueve años tenía ingresos anuales superiores a los del presidente de General Motors y la rodeaba el lujo más absoluto, como una fuente de limonada en su propio bungalow durante los rodajes. La de Shirley Temple fue sin embargo una carrera contra el tiempo. Cuando llegó a la pubertad, dejó de ser una inversión millonaria asegurada para la 20th Century Fox. Aunque ella ha declarado que era una niña feliz, se comenta que a veces se utilizaban con ella tácticas poco ortodoxas. Se rumorea que una vez que tenía que llorar en una secuencia, le dijeron que se había muerto su madre.

♣ Sus intentos posteriores de insertarse como joven mujer en el cine, como en “El solterón y la adolescente” (“The Bachelor and the Bobby-Soxer”, 1947), terminaron sin éxito. Durante la filmación del western de John Ford “Fuerte Apache” (“Fort Apache”, 1948), protagonizado por John Wayne, la joven se enamoró del actor John Agar. Sin embargo, el matrimonio se rompió junto con su retirada del mundo del cine. Pese a ello, evitó el destino de muchas estrellas infantiles, que acaban en la ruina tras subir a lo más alto. En 1950, Temple se casó con su último marido, el empresario Charles A. Black. En su nuevo papel como ama de casa y madre en una mansión de los suburbios, Temple se consagró a nuevas tareas: a través de actividades sociales, se abrió camino en la política. Como republicana convencida se presentó en 1967 a las elecciones para ser elegida diputada y perdió por poco margen.

Tras el cine y la política, su tercera batalla, desde 1972, ha sido la salud. Aquel año le fue extirpado un seno y, desde entonces, se erigió como apoyo moral para mujeres en su misma situación. Además, fundó una Federación Internacional para combatir la esclerosis. Temple afirma no lamentar nada.